El CO2 es culpable del 81,2% de las emisiones de gases de efecto invernadero

13/03/2018

Contaminación Atmosférica

Por Redacción Línea Verde

Le siguen el metano (10,6%), el óxido nitroso (5,5%) y los hidrofluorocarburos (2,5%)


El dióxido de carbono (CO2) es el gas de efecto invernadero que suele expulsarse con más frecuencia a la atmósfera como consecuencia de distintas actividades humanas. Sin embargo, hay otros gases que aunque se emiten en cantidades más pequeñas tienen un efecto aún más nocivo porque absorben con más facilidad la radiación térmica que emite la superficie planetaria. Esa radiación es luego devuelta a la superficie y a la atmósfera, lo que provoca un incremento de la temperatura, explica el Parlamento Europeo.

Una vez en la atmósfera, actúan como el vidrio en un invernadero: absorben la energía y el calor del Sol que se irradia desde la superficie de la Tierra e impiden que escape al espacio por lo que provocan el calentamiento de la superficie de la Tierra.

Aunque muchos de los gases de efecto invernadero se producen naturalmente en la atmósfera, según el quinto informe de evaluación del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), es muy probable que las actividades humanas de los últimos 50 años hayan contribuido al calentamiento global. Estas actividades incluyen, por ejemplo, la quema de carbón, petróleo y gas, la deforestación y la agricultura, prosigue el PE.

La energía es responsable del 78% de las emisiones de gases de efecto invernadero, mientras que el transporte de un tercio. Las emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura contribuyen con un 10,1%, los procesos industriales y el uso de productos con un 8,7% y la gestión de residuos con un 3,7%.

La UE es el tercer mayor emisor detrás de China y Estados Unidos, seguido por India y Brasil. Aunque en este caso dan igual las fronteras. Según explica el Parlamento Europeo, los gases de efecto invernadero permanecen en la atmósfera por períodos que van desde algunos años hasta miles de años. Tienen además un impacto mundial, sin importar dónde fueron emitidos por primera vez.